jump to navigation

Dedicado a un Ironman 27 enero, 2009

Posted by popitaypecoso in altetismo.
trackback

Para que sepais lo que es bueno ahí va el primer tostón. Esto lo escribí hace meses durante la maratón de las olimpiadas. Lo habré leído dosmilyunaveces y no me parece nada del otro mundo pero a un par de amiguetes les gustó. Tanto es así que ironmanu lo publicó en su blog bajo el título “Épica de andar por casa”. Joder me encanto!!!.

Con este pequeño bodrio me enfrenté al jodido miedo que entonces tenía y ahora sigo sufriendo a  tener que dejar el deporte. Ha sido muy importante en mi vida. Me ha hecho crecer como persona y rodearme de algunos de mis mejores amigos. Digan lo que digan no es salud. Sobre todo cuando empiezas a tener que ponerte hielo en las rodillas después de pegar unas carreras. Pero es adrenalina, es competición  y sobre todo ganas de sobrepasar y sobreponerte a adversidades y adversarios. Joder es como la vida.

Nadia, del disco “Es perfecta”  de Francisco Nixon

Son autenticas máquinas diseñadas y fabricadas para correr. Las caras laxas y la mirada perdida en el suelo mientras mantienen el resto del cuerpo en tensión. El español Chema Martinez y un marroquí se están quedando ahora mismo. Eran los únicos que tenían el gesto torcido. Me he quedado solo hace un momento en el salón y he plantado en la tele la maratón. Como siempre cuando uno está solo la cabeza se posa en cualquier otro sitio. Me he marchado a mi primer maratón. cada vez que le comentaba a alguien que me había apuntado les decía, engañandome a mi mismo, que solo quería llegar a la media y me retiraba. Desde que me enteré que día era, me puse a entrenar como un loco. Llevaba dos semanas entrenando una hora por las tardes porque no tenía otra cosa que hacer. Ni siquiera tenía tele así que me perdí los juegos del 2004. Ese mes de agosto fue una desintoxicación total de todo lo que me rodeaba. Estaba yo, yo mismo y cinco horas de clase por las mañanas. Salamanca, Madrid y desde luego Ciudad Rodrigo se me habían olvidado. El día que me inscribí, a falta de tres semanas, me metí hora y media de entrenamiento. Al dia siguiente me dolian los muñones que eran mis piernas pero salí otra hora por un bosque que tenía detrás casa. Parecía de cuento, con casas de madera en los lindes y abuelos como el de Heidi paseando en taca-taca. Todo el mundo con el que te cruzaras en esa especie de mundo perdido te decia buenos dias, buenas tardes o buenas noches. Corrí en otoño sobre las hojas recien caidas, en invierno sobre la nieve recién caida, me falto correr en primavera. Vuelvo, que desvarío. Me maté a entrenar esas tres semanas pensando que no iba a terminar pero sabía que iba a dejar el último gramo de agua en intentarlo. Y vaya si lo intente. Llegue a la media maratón de paseo. Con el mismo tiempo que había hecho en la media de Madrid, la única que había corrido pero que terminé con un dolor de espalda por una contractura que casi no me dejaba ni respirar. Aquí, en mi primera maratón, iba de paseo. Cuatro quilometros despues me empezaron a doler las rodillas. En el veintocho era horrible, cada paso era un quejido, no podia pero no quería parar. Solo véia a gente que me pasaba y estaba esperando que a la vuelta de cada esquina hubiera agua o comida para pasarme veinte metros andando. Después me di cuenta de la cantidad de gente y la fiesta que había alrrededor de la carrera. Todas las familias en el jardin de su casita con una maguera para mojarnos, con los niños repartiendo agua o tomando el almuerzo mirando como sufriamos. Por hacer el tonto me pegó un tiron en el gemelo. Una de esas dulces familias de marido gordo y bigotudo con niños orondos y rubiacos tenían al final de su goma una alcachofa tentadora. Al pasar justo debajo por hacer la gracieta pegue un saltito. Ahí solo fue un pinchazo pero poco a poco se hizo más fuerte. Por suerte solo fueron cinco quilometros más de dudas, desear dejarlo, de mirar para delante y ver las cabezas de los que te iban pasando, de cabeza baja, hombros caidos, SED con mayusculas de la humedad y el calor que hacían, de mirarme las rodillas hinchadas. Cuando ví en cartel del treintacinco se me pusieron anudados de corbata. Ahí me creí que podía. Tenía pocas fuerzas pero notaba que iba a llegar con ellas. Todo dolía pero menos. Además los dos quilometros siguientes por fin los hice en grupo: diez tios de una empresa vestidos de Hawaianos. Se quedaron para esperar a alguien, ese fue mi momento. Sólo una persona me animó en todo el camino. Escuché mi nombre y miré a mi derecha. Saqué los dientes y tire para delante los dos últimos kilometros como si acabara de salir de casa. Cada zancada era mas larga y la sonrisa cada vez más grande. Y ahí tuve un momento de esos que no se me van a olvidar nunca. Tan alta como yo, vestida de negro y llorando a lagrima viva porque se daba cuenta que lo había conseguido. La adelante justo cuando, los que yo creo que eran su familia, la animaban a falta de algo más de un kilometro y la miré a la cara y según me escapaba la escuché llorar, uufffff. Un par de curvas y cuesta arríba y sonriendo y gozando y emocionado y no estaba cansado. Ni siquiera el adoquín en el que había entrado, y que tube que aguantar al principio de la carrera, me detenía. Giro final a la derecha doscientos metros, llenos de gente, que pasé gritando y levantando los brazos. Tengo el video de la llegada que baje de internét. Me veo ridiculo y demacrado con esas mallitas grises en mis piernas feacas. 3horas 59minutos 54segundos. Cada vez que lo recuerdo se me pone la misma sonrisa de felicidad. Llevo con esa sonrisa todo el rato mientras escribo. Están apuntito de llegar esas bestias, van por el cuarenta. Empece con este tostón pensando si ellos recordarán igual el primero que terminaron. Y preguntandome si podré volver a terminar otro.

Puuufff que tostón…. Alé, a dormir…

Anuncios

Comentarios»

1. atalanta - 27 enero, 2009

Mucho habías tardao… Creí que te ibas a decidir antes. Estaba claro que tú eras carne bloguera. Pues si te pasas por nuestros blogs, haber comentado algo más, agonía… ¡con lo que te gusta a ti cascar!
No sabía que andabas tan jodío de la rodilla. Ya sabes, con calma y poquito a poco. Ya te llamaré.
Oye, vente al Manolo el 6 de febrero que hago una supersesión de música negra. Aunque no puedas bailar, te sentamos en un taburete y te tupes a birras….
Lo he puesto hoy, animaos a ver a Wilco a Oporto el último finde de Mayo. Es una ciudad muy chula y está a dos horas.
Una última cosa…. dile a tus amigos que ¡¡¡¡YO SOY ESPARTACO!!!

2. chikinita - 27 enero, 2009

aiiii, que t sale el muñekito….pero como lo haces tio???resulta que yo aki rayandome para que me salga el mio y tu vas, a bre esto y ala….en fin..

que n t preocupes, que todo saldra bien y la pierna estara estupendamente en un tiempo,…y podras volver a dar saltitos, y si no, pues a buscar alternativas para sacar la adrenalina que llevas dentro..animoo

3. eleklektiko - 27 enero, 2009

Este año quiero comenzar con mis primeras medias. De hecho he comenzado (dentro de lo que me permite el voleibol) a realizar algún entrenamiento más específico, pero ahora ciertos problemas de espalda me impiden una vez más entrenar, y es que estoy totalmente de acuerdo contigo, quién asegure que el deporte es sano, es que jamás ha practicado deporte de alto nivel. Tendinitis hasta en las pestañas, contracturas perpetuas, esguinces y roturas de ligamentos condimentan un pastel aderezado con la ilusión por la superación y la descarga adrenalítica de la competición. Desde luego que correré esa primera media maratón, y espero que luego venga una segunda y una tercera, hasta poder dar el salto definitivo y emocionarme como tu lo haces al recordar que un día, te superaste a tí mismo y tuviste los cojones necesarios para superar el muro de los 35km. Pero hasta la llegada de ese día, la vida es una maratón constante que nos pone a prueba, y tú en estos instantes te encuentras ante una muy dura, que no dudo que superarás. Pronto estarás recuperado y volverás a sentirte vivo sudando, corriendo, saltando y en definitiva haciendo lo que más te gusta y te hace sentir bien… un abrazo

4. popitaypecoso - 27 enero, 2009

Para debutar te recomiendo la media de Madrid. Bastante bien organizada pero lo mejor es estar rodeado de 10mil cabezas. Ahí empecé yo. Y preparate para dolores musculares y tendinosos…que bolei y el basket son un amago comparado con esto. Y si no se lo preguntas a los gemelos del Atalanta.
Atalanta77 lo del blog no lo he echo por falta de tiempo, el curro y mi señora esposa me tienen copado. Y joer en tu blog he comentado cuando he podido… pero no me he perdido ninguna de tus aventuras (o de nochevieja de ordago tronko) A ver si este mes me pongo a tono y me paso el día escribiendo por la red. Lo del dia 6 está en el aire. Depende de los examenes de Ladyolé, ya te lo diré.

y eleklektiko no pises la entrada sobre los Conchords!!!

5. Ironmanu - 28 enero, 2009

Emociona leerlo, porque como dices, el cuerpo y la mente de uno parecen volver atrás a esa primera vez. ¡Qué recuerdos! ¿Por qué volvemos una y otra vez al dolor y el sufrimiento de manera consciente?
Un placer tenerte por aquí.
Yo tampoco sabía que andabas tan “averiado”. Piensa que así la vuelta la pillarás con más ganas. Este año te tienes que venir a un tri, “sí o sí”. Te va a encantar. Taluego!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: