jump to navigation

La Düsseldorf 22 junio, 2010

Posted by popitaypecoso in amigos, Bielefeld, musica, Uncategorized.
Tags: ,
7 comments

No hay nada que wikipedia no sepa…

La Düsseldorf fue una banda surgida en los años 70 no muy lejos de aquí, donde ahora hacemos con que vivimos. Apareció, no de las cenizas, pero si de algún resto perdido de otras que bandas que sentaron las bases del sonido Krautrock. Vanguardista, experimental, psicodélico, repetitivo, que ha servido de referencia a muchos grupos de rock progresivo y a gurús de la música electrónica.

Su líder, Klaus Dinger, formó parte de Kraftwerk, banda que junto con Can, Faust y alguna otra, forman la piedra filosofal de este estilo algo raruno. El señor Dinger (batería) y Michael Rother (guitarra) decidieron salir de Kraftwerk tras el primer disco y formaron Neu!. Los primeros me  gustan, los segundo me encantan. Son sencillos, guitarra, batería y algún teclado o sintetizador, pero como diría una antigua amiga mía “muy sudorosos”. Sirven tanto para ver una brillante puesta de sol, como para relajarte mientras lees el Quijote el domingo por la tarde o para tener un gozante revolcón con la hembra de turno. Eso si es ser todo terreno.

A Klaus, que debió ser un pieza de cuidado (falleció  hace dos primaveras), le duró poco el invento y creó La Düsseldorf junto con su hermano Thomas y varios músicos más. Tres buenos y exitosos discos entre el 76 y el 80 y otra separación.

Nuestro venerado J. (nótese la ironía y el vocoder), alma mater de Los Planetas, tiene un programa de radio donde destripa el último disco de la banda granaína. Aparte de ser un presentador nefasto, hace notar que es un obseso por la música. El “Romance de Juan de Osuna” se inspira, sino plagia (reconocido por el propio J.), la primera tonada publicada por los Neu! :

Al escucharla desde la cocina, uno de nuestros compañeros de piso asomó su canosa perilla por nuestra puerta preguntando ,en su inglés con acento italiano, quienes hacían aquellos sonidos. Al contestar que los Neu!, agárrose su cerveza, a nosotros con ella y nos llevó a todos a su habitación. Allí sacó un CD del montón que tenía encima de los vinilos. Ya lo había visto la noche en que se lo regalaron, el día de su cumpleaños, cuando nuestra WG (Whonheimgemeinshaft, piso compartido en Alemán) pasó por ser el Bar mas poblado de Bielefeld.

No deja de ser irónico...

Lo “pinchó”, puso la última pista y dijo “escuchas los teclados, pues ese es mi padre. La batería, Klaus Dinger, ¿lo conoces?”

No deja de ser irónico el título del álbum cuando unos meses después de  su publicación, Andreas Schell se suicidó ingiriendo un fitosanitario y dejando un hijo de cinco años, Sebastian Schell. No todo lo sabe la wikipedia.

Ahora “Basti” también es músico y un pedazo de pan heavy alemán que va haciéndose el duro por la vida aunque llora como una magdalena cuando escucha lo que hizo su padre.

El señor Schell después del concierto con su "grupie".