jump to navigation

es hora de recapitular 30 agosto, 2010

Posted by popitaypecoso in amigos, Biología, cine, concierto, Festivaleos, festivales, Ladyolé, musica, pop.
Tags: , , , , , , , , , ,
9 comments

No, este blog no se acaba. No es el momento de hacer balance y echar el cerrojo.

No voy a contar lo ocurrido en los (dos) festivales estivales. Maga, hicieron magia; la Kela y el Ironmanué dieron el acompañamiento especial este año frente a los clásicos de siempre (rumanita, Candelotota, Pinchina y esposo, el reportero Catetorum, Chikinita, Anabel, Vir, Victoria Vilches. . .).

Tampoco quiero repasar los 4 años de trabajo en el laboratorio a un día de quedarme en el paro. Para eso estoy transcribiendo (o intentándolo) ese trabajo, que estará disponible para todo el que quiera leerlo . . . si tiene cojones para aguantar mi prosa científica.

Desde luego no deseo aburrir a mis pocos lectores con entrenos , series y ritmos. Más que nada, por que entreno poco, series hice cuando tenía 15 años y ritmo ni el de la noche; aunque ayer Sábado cuando regresaba corriendo, pasadas las nueve, perdido entre lomas, cardos, boñigas de vaca y suspiros profundos para tratar de recuperar algo de aliento, vi uno de los atardeceres más bonitos que recuerdo. Me fastidió estar tan sólo, y pensé en ella.

El trío deseado por Sokie Stackhouse...

El trío deseado por Sookie Stackhouse...

Nada de resúmenes musicales, o de nuevos seriales televisivos  y menos aún críticas cinematográficas. Arcade Fire y The National son los mejores. Catacroquer de Los PlanetasThe Drums y Cherry Ghost molan. Mad Men y True Blood son diametralmente distintas pero ambas me enamoran; Weeds, Hung, Entourage, The it Crowd y la vuelta de Futurama siguen funcionando; Louie brutal (se está ganando un post) the Big C y Luther (como casi todas las británicas) con nota alta. Las pelis de Wes Anderson parecen cuadros pop en movimiento.

La secretaría soñada por Donal Drapper...

Lo que toca es comentar el concierto más surrealista que he vivido y quizás viviré. El martes 10 de agosto del 2010 me dice mi leidi -Mañana toca Nacho Vegas en Albalá-. Y yo le respondo -¿Sólo son las 12 y ya estas borracha? tienes que dejar el Maria Brizard y ponerte a estudiar-. Albalá, sin querer ofender a nadie, es un pueblo perdido en los llanos de Cáceres donde no habitan ni mil almas, y a donde se llega por carreteras de tercera. Esto último lo sé porque a la noche siguiente estábamos plantados a la puerta del garito del pueblo mi leidi, el Catetorum y la Candelotota esperando al gentleman Vegas. El bar del lugar cumplía no se.cuantos.porrones.de.años abierto, y entre el dueño y un fan del susodicho cantautor lograron traérselo de la madre Asturias querida, fajo por delante cual zanahoria. Allí se puso en pie, sonriente, con muchos kilos menos (¿será gracias a Cristina?) respecto a la última vez que le aullamos  !!!Nachoooo¡¡¡  (hecho que le valió al Catetorum una linea en la reseña de aquel evento en la célebre RockLux, catalogándolo como “facción hooligan que grita su nombre en mitad de los conciertos”). Solo frente a cien personas entre indies pacenses y mangurrinos (de Cáceres, no de Villasrubias) y naturales de Albalá que estaban esperando que tocará la Chica de Ayer (basado en hechos reales: una mesa a nuestra derecha!!!). Así lo había visto en 2004, la primera vez, con la guitarra y un foco sobre su pelazo, pero todo muy perfecto, muy artificioso, en una buena sala de conciertos, con atril delante, haciendo de telonero a La Buena Vida. Esta vez no fue algo precocinado que lo abres, te lo comes y te echas la siesta después. A las 23.30 todos estaban cara a la mínima tarima, de espaldas a la larga barra. A menos cuarto estaba pidiendo una Mahou cuando él entró por la puerta muy tranquilo, le sirvieron un cubata a mi vera y se sentó a decidir que canciones iba a tocar mientras yo miraba, por encima de su hombro, el papel donde las apuntaba. Media hora tarde comenzó su conversación con todos nosotros. Nervioso, dubitativo, pero con un repertorio de peso que en varios momentos me dejó los pelos de punta (literal, me pasa a menudo con ciertas canciones… igual que a mi amigo Oliver cuando ve a una tía que le pone cachondo). Desde el 2005 dijo que no tocaba en solitario, los errores nos dieron igual. “El Ángel Simón” me terminó de rendir.

Siempre quise tener una foto con la novia de Abel . . .

Que gustito volver a escribir a estas horas . . .